“TREKKING” EN NEPAL – La Ruta de los pueblos Tamangs/año 2010”
1 RETRATOS DEL NEPAL - ASOCIACION MEENA GHALE / Ayuda Nepal

V – LA RUTA DE LOS PUEBLOS TAMANGS

1 – Caracteristicas:
Nuevo itinerario de Trekking que el gobierno Nepali está intentando impulsar para llevar una actividad económica sostenible a esta zona del Nepal Central, fronteriza con el Tibet.
Recorre los pueblos Tamangs de nuestro Valle y nos acerca a la Cultura y costumbres de sus habitantes y a la belleza de una naturaleza todavía virgen. A lo largo de su recorrido podremos alojarnos en las casas de sus habitantes y convivir con ellos. Pasaremos de una altitud de 1500 m del Valle de Syabrubensi a los 3800 metros de Taruche.
Como sitios de interés cabe resaltar el aspecto milenario del pueblo de Gatlang, las aguas termales de Tatopani, el Monasterio
Budista de Naghtali, la maravillosa panorámica sobre los himalayas Tibetanos de Taruche, la travesía de la jungla entre Naghtali y Thuman, el mismo pueblo de Thuman y la bajada al valle siguiendo el curso del rio tibetano Bhote Kosi, cuya margen derecha nos llevará de vuelta a nuestro punto de partida.
Los pueblos de Gatlang y Thuman nos harán retroceder a los tiempos bíblicos, el manantial de agua caliente de Tatopani dará nuevo vigor a nuestro cuerpo, el monasterio budista de Naghtali relajará nuestro espíritu, la impresionante vista sobre los Himalayas desde Taruche nos hará sentirnos más humildes y frágiles y la travesía de la Jungla de Thuman pondrá a prueba nuestro temple. A nuestro regreso, los habitantes de Gholjung, pueblo de nacimiento de Meena, nos estarán esperando para ofrecernos su hospitalidad. Contaremos en todo momento con la asistencia del tío de Meena, Milan Tamang, que pondrá su casa y sus gentes a nuestra disposición.
Itinerario: Kathmandú-Syabrubensi-Chauhuatar-Gatlang-Chilime-Tatopani-Naghtali(ext. Taruche)-Thuman-Gholjung. Nivel : Medio – Duración : 5 días (ida y vuelta) – Desnivel : desde los 1500 m de Syabrubensi a los 3800 m de Taruche – Alojamiento : Casas Tamangs y Lodges – Permiso de Trekking : Seguro Trekking Guía : Un guía. Otros datos : Ver anexo I

Fiesta Tamang en el pueblo de Gatlang.

2 - Plano

 

3 - Itinerario

Día 1: Málaga- Katmandú

Nepal - (extr. Libro I)

Apenas iniciado el movimiento del “Flower Children”, en un suburbio de San Francisco hacia la mitad de los 60´, cuando sus seguidores empezaron a echar raíces en Nepal.
Un clima perfecto, una tierra cálida y acogedora, Hinduismo y Budismo, lo místico y lo sublime, la planta del “hashis”, un
pueblo acogedor y tolerante y Cat Stevens cantando por las calles de Katmandú, hicieron de Nepal el lugar de peregrinación de una juventud desencantada en busca de “Amor” y “Paz”. Todavía está presente su recuerdo en algunos monumentos y tiendas de la ciudad ; “Freak Street”, “Marihuana available here”. De pronto desaparecieron. Como si nunca
hubiesen existido. Nadie recuerda como ni cuando.
¿Donde están nuestros hippies?

Día 2: (1+1) Llegada al aeropuerto de Tribhuvan, recepción y traslado al Hotel.

Día 3: Día libre en Kathmandú. Visita de la ciudad.

"El Valle de Kathmandú" (extraído del Libro I)

La capital Katmandú, y los antiguos reinos independientes de Patan y Bhaktapur, forman hoy en día el deslumbrante “Valle de Katmandú”, donde se concentra toda lacultura, artes y tradiciones del País. Unificados por “Prithvi Narayan Shah”, noveno Rey de la dinastía “Shah”, del diminuto Reino de “Gorka” situado al Oeste del valle, en el año 1768, es el principio del nacimiento de Nepal como nación.
Mientras que Patan, también llamada “Ciudad de las artes” y Bhaktapur o “Ciudad de los devotos”, luchan por conservar sus tradiciones y cultura, la capital Katmandú parece haber sucumbido al impacto del turismo y se debate entre la tradición y la modernidad. Sin embargo, la llamada ”Ciudad de los Dioses”, sigue conservando el halo de espiritualidad y de pacifismo de su etapa Hippie de los 60´s, sustituida poco a poco por un nuevo pacifismo, mas rico pero menos respetuoso con el entorno y las tradiciones del País: el turismo deportivo o "Trekking".

Día 4: Kathmandu-Syabrubensi – Bus local - de 10 a 12 horas- 2 euros - experiencia única pero no exenta de peligro - Posibilidad de Jeep compartido aunque no siempre es posible debido a los desprendimientos en la carretera. La línea de autobuses tiene solucionado este problema.

El “Niño pájaro” (extr. Del libro II)

Es el ayudante del conductor y no cuenta más de 15 años. Ocupa la puerta opuesta a este. Agarrado a su dintel, con el cuerpo suspendido al exterior, evita que los pasajeros que atiborran la salida puedan ser despedidos a cada vaivén del vehículo pero sobretodo, es el encargado de avisar a su jefe, materialmente tapado por los pasajeros que lo rodean, si la rueda del autocar está o no a punto de salirse del borde de la pista y llevarnos a todos precipicio abajo. ¡Todo ello mediante silbidos de pájaro!: de ahí el apelativo por el que lo recuerdo.

Carretera entre Dunche y Syabrubensi.

El tramo desde el pueblo de Trisuli Bazar, en el Valle del Trisuli, hasta Dunche, pueblo cabecera de distrito y sede de la delegación del gobierno, tiene que superar un desnivel de aproximadamente mil metros a través de una pista de montaña que apenas permite el cruce de dos vehículos en su parte más ancha. El viaje en el Bus local es una experiencia única para aquellos que quieran conocer más profundamente esta región y sus pobladores. La alternativa del Jeep compartido, les permitirá sin embargo disfrutar de un paisaje extraordinario sin los riesgos del primero.
Llegada al pueblo de Syabrubensi donde pasaremos la noche antes de empezar la primera etapa de nuestro Trekking.

Día 5: Primera etapa del “Trekking”. 700 m de desnivel. Desde los 1500 metros aprox. de Syabrubensi hasta los 2200 del pueblo de Gatlang.

La primera parte de la etapa transcurre por un sendero de durísima pendiente hasta alcanzar el altiplano del collado de
Bahudanda que domina el Valle del río Chilime Khola. Aquí viven nuestros “Parientes los Tamangs” (ver libro II). Habremos superado un desnivel cercano a los 500 metros. La vista sobre el Valle y las cordilleras del Himalaya donde sobresalen los imponentes picos de los Ganesh Himal y Langtang Lirung, fronterizos con el Tibet, nos compensan ampliamente de nuestro esfuerzo.
Dejamos el pueblo de Gholjung a nuestros pies, a la derecha, para seguir el camino dirección Somdang. Media hora más tarde llegamos a Chauhuatara, casa del tío Milan, donde comemos y reponemos fuerzas, en la primera casa Tamang del camino.

Chauhuatar. (Extr. Libro II)

El nombre de Chuahuatara proviene del término Nepali "Chauhuatar", pequeña y rudimentaria construcción de piedra en forma de escalón, generalmente situada al lado de un gran manantial y al borde del camino. Sirve de lugar de descanso para los numerosos porteadores que transportan mercancías entre los diferentes pueblos de la región. Debido a su particular orografía, con pendientes muy pronunciadas y senderos muy estrechos, el transporte animal no es muy frecuente en Nepal y el mecánico, inviable.

Pueblo de Gatlang

Reanudamos nuestra marcha dirección Gatlang, fin de la etapa del primer día. Seguimos la pista de Somdang, solo tenemos que superar un desnivel de 200 m en aproximadamente dos horas. Es prácticamente un paseo donde podemos disfrutar de la travesía de un bosque densísimo y de una maravillosa naturaleza. Las casas del pueblo de Gatlang se agrupan a mitad de una ladera cubierta de bancales de cultivos que descienden en terrazas hasta el río que lleva su nombre. Los techos de sus casas, cubiertos por toscos tablones de madera superpuestos y sujetos por piedras, le dan un aire de pueblo milenario. Nos alojamos en el edificio de la comunidad y sede de nuestra “COMUNITY CLINIC”.

Duración de la etapa: Syabrubensi (4 horas) Chauhuatara (2 horas) Gatlang.

Día 6 : La etapa de hoy entre Gatlang y el manantial de aguas termales de Tatopani nos llevará desde el pueblo de Gatlang
a Chilime, en el mismo Valle del Chilime Khola, donde descenderemos a 1750 metros para seguidamente subir a Tatopani a una altitud de 2500 metros.
La joven Nepali que nos atiende, nos tenía preparado el desayuno: Te y tortas de maíz. Como auténtica primicia, “mermelada de fresa”.

El desayuno : (extr. Libro II)

(El tarro estaba abierto encima de la mesa y cubierto de moscas. Solo le quedaba un fondo de mermelada. No me atreví a preguntar cuál fue el último turista que pasó por el pueblo ¡¡Me lo impedía la cara de satisfacción que puso cuando nos ofreció el el supuesto "mangar" que nos tenía reservado!!)

Descendemos durante dos horas hasta el mismo Valle atravesando bancales de cultivos, saludando a nuestro paso a los campesinos, en plena siembra, en su mayoría mujeres que nos miran y sonríen sorprendidas. A mitad del trayecto nos adentramos en un bosque que nos aísla por completo del exterior. Dejamos el calor del camino para respirar la humedad que desprende esta maravillosa naturaleza que nos rodea y los numerosos manantiales de agua fría que surgen de la
pared de la montaña. Solo salimos de este pequeño paraíso para desembocar en el lecho del rio Gatlang; El pueblo de Chilime aparece a los lejos, en una pequeña loma, adosado a la falda de la montaña. Es el más pequeño y pobre del Valle.

Nuestro guía, Gyalsang, nos conduce a casa de los padres de PHURBU, uno de los becados que nuestra Asociación tiene estudiando en Kathmandu. Tortas de maíz y huevos duros que nos sientan de maravilla. Nos despedimos y reanudamos nuestro camino, esta vez dirección a TATOPANI, final de nuestra segunda etapa. Tatopani se encuentra en la vertiente opuesta al río a la que accedemos por el puente de madera y cuerdas que se encuentra a la misma salida del pueblo. Atravesarlo fue toda una “hazaña” después de comprobar el estado de las cuerdas a las que teníamos que sujetarnos para superar los enormes agujeros que dejaban entre si las traviesas de madera que aún conservaba su suelo. Debajo, el Chilime Khola baja impetuoso formando un gran estruendo en su violento encuentro con las rocas que tiene que sortear. A partir de aquí todo es subida. Pasamos el caserío de Gompa Gaon y continuamos nuestra marcha hasta el “Chauhuatar” que se encuentra en un altiplano de la montaña, dedicado también a lugar de meditación y rezo como indican los numerosos “Tharkus” que lo rodean. A partir de este lugar el sendero recorre la falda de la montaña horizontalmente hasta llegar a las proximidades del manantial de aguas termales donde sube bruscamente por una especie de escalera de interminables peldaños de roca plana, de unos 20 centímetros de altura, que pone nuestra resistencia a prueba durante los más de 30 minutos que dura la subida. La llegada al caserío de Tatopani y el posterior baño en sus aguas termales, próximas a los 50 grados de temperatura, es una auténtica bendición. El vapor que desprende constantemente su manantial de agua caliente cubre de neblina el entorno, favoreciendo el desarrollo de una vegetación impresionante. Tres únicas casas de campesinos y el refugio del gobierno para visitantes nos esperaban.
Gyalsang preparó el fuego en el interior del refugio y completamos nuestra cena con algunas latas de conserva y una cerveza que habíamos tenido la precaución de llevar con nosotros. Eran las 5 de la tarde y aprovechamos la caída de la noche para darnos otro baño en una de las albercas del manantial. A la mañana siguiente Gyalsang nos despertó muy temprano y nos llevó a desayunar a unos pastos próximos donde el padre del tío Milan pasaba varios meses cuidando del ganado de la familia en una pequeña construcción de piedra y madera que aquí llaman “Karka”.

Esquileo de cabras (extr. Libro II)

Pudimos asistir también al esquileo del ganado para el que utilizan sus "kurkuris" (chuchillo nepali), cortando el pelo de los animales a ras de piel; provocando las mas de las veces heridas considerables en estos animales ¡Espectáculo no apto para sensibles! En el horizonte, el sol de la mañana acababa de descubrir los primeros picos de los gigantes nevados que cerraban nuestro Valle y delimitaban la frontera con el Tibet.

Porteador de lana bajando de los pastos altos al Valle.

Duración de la etapa : Gatlang (2 horas) Chilime (3 horas 30) tatopani

Día 7 : Hoy alcanzaremos una altura de 3200 m, “El monasterio de Naghtali”, donde pernoctaremos en uno de los pequeños lodges que se encuentran alrededor.
El primer tramo recorre una parte de bosque muy denso, que apenas deja pasar los rayos del sol. El sendero aparece cortado por numerosos árboles caídos. Seguramente son el resultado de las últimas lluvias monzonicas. Llegamos a Bringdang, un pequeño caserío a mitad de camino, donde nos reciben unos familiares de Meena. Agradecemos este pequeño descanso y las siempre bien recibidas patatas cocidas que nos ofrecen ; sobre todo después de comprobar lo bien que nos vino para terminar la etapa del día. Reanudamos nuestro camino y pude observar que no habíamos subido gran cosa, la cumbre aparecía igual de distante.

Monasterio de Naghtali. >

No tuve tiempo de hacerme más preguntas, a escasos 100 metros, el sendero se alzo ante nosotros como una “pared” ¡ El último repecho antes de abordar la cumbre era más una “escalada” que una “subida” ¡ Por fin aterrizamos en todo lo alto, completamente exhaustos. Los amigos de Milan, Jourmey y Tsendeng, pastores del pueblo de Thuman, nos estaban esperando. Nos condujeron a una especie de refugio de montaña donde habían habilitado una cocina y unas cuentas mesas y sillas de madera para atender a los pocos turistas que empezaban a aparecer desde que el gobierno decidió abrir este nuevo itinerario. Jourmey nos preparó un exquisito plato de DHAL BHAT que comimos con “desesperación” ¡ Pasamos un momento muy agradable y Tsedeng saco una cerveza “San Miguel” que, pasada la sorpresa, agradecimos de corazón. Ellos se decantaron por su famoso “Chhang” entre risas y cantos.
Gyalsang nos hizo recorrer los alrededores en busca de algún punto donde apreciar la vista que ofrecía este lugar: desgraciadamente la niebla empezaba a cubrirlo todo y volvimos a nuestro pequeño lodge, alrededor del fuego de la cocina, donde charlamos hasta la hora de acostarnos.

La huella de BUDA (extr. Libro II)

Gyalsang insistió en llevarnos a una roca plana, en el centro de un pastizal, donde nos enseñó unas marcas en su superficie que según los lugareños eran las mismas pisadas SIDDHARTA (BUDA) en su constante peregrinar ¡Lo vi tan convencido que no me atreví a dudar de lo que decía ni un solo instante!

Duración de la etapa: Tatopani (3 horas 20) Naghtali

Día 8 : Eran las 6 de la mañana cuando Gyalsang nos despertó y nos hizo salir de nuestro cobertizo de madera: no recuerdo haber sentido nada parecido en mi vida : tuve la sensación de poder alcanzar con mis manos la impresionante mole del Paldor y justo detrás suya, el Ganesh Himal de más de 7500 metros de altitud. Había amanecido un día esplendido de sol y la nieve de estos gigantes me deslumbró: tuve que ponerme las gafas de sol para poder disfrutar plenamente del espectáculo que se ofrecía delante de nuestros ojos.
Gyalsang dijo que teníamos que salir lo antes posible para poder disfrutar de esta esplendida mañana y llegar con tiempo al alto de “Taruche”, a 3800 m, donde llegaríamos en dos horas escasas, para disfrutar de la impresionante vista sobre los Himalayas Tibetanos. A la vuelta, y después de comer algo, saldríamos enseguida para Thuman, final de la etapa del día. El camino, precioso. Rodeados constantemente por un bosque densísimo y una naturaleza exuberante. Un sendero cómodo salvo en algunos tramos en que la nieve del invierno se resistía todavía a desaparecer.
Solo quiero prevenir a aquellos que no estén acostumbrados a un senderismo medio-fuerte : el desnivel es cercano a los 600 metros y la subida se “siente”. ¡La recompensa sin embargo, lo merece!
La vista era impresionante. Teníamos la impresión de estar en el centro de un anfiteatro, rodeados por todas partes de estas enormes moles de roca y nieve que nos observaban. La panorámica recoge desde la cadena de los Ganesh Himal Nepaleses, recorre los Himalayas Tibetanos al fondo, para volver al Nepal y mostrarnos los Lantang Lirung y los Picos donde anidan los lagos sagrados del Gosaikunda, en el Parque Nacional del Lantang Nepali.
La vuelta solo nos llevo una hora escasa. A nuestra derecha y al fondo, a nuestros pies, el caserío de Tatopani y el Valle del Chilime Khola. Aprovechamos para disfrutar de un entorno que el cansancio de la subida no nos había permitido sentir en todo su esplendor. Llegamos a Naghtali donde nuestro buen Tsedem ya nos tenía preparado el consabido Dhal-Bhat que devoramos como si se tratara del mejor manjar de nuestro país.

Vista desde Naghtali – El Paldor al fondo a la izq. de la foto – Los Ganesh Himal III, V y VII a la dcha.

Lantang Lirung II y I desde el alto de Taruche. Se puede entrever el pico Nevado del Lantang I.

El recorrido hasta THUMAN, fin de nuestra etapa del día, no ofreció dificultad alguna. Empezamos a bajar la cara de la vertiente opuesta a nuestro Valle donde el recorrido atraviesa un bosque de vegetación muy densa que aquí llaman “Jungla”.
No es de extrañar cuando, no hace tanto tiempo, en estos lugares reinaban todavía animales salvajes y la malaria hacía
estragos.

La jungla (extr. Libro II)

De todas formas el entorno te sobrecoge todavía. La vegetación apenas deja pasar la luz del día, el sendero es una mezcla de barro y hojas donde te hundes hasta los tobillos y donde las pequeñas sanguijuelas de Nepal, llamada TEBES, se lanzan a tus pantorrillas cuando notan el calor de tu cuerpo al pasar, o bien, se desprenden de las hojas de los matorrales que apartas con la mano, para aterrizar en tu cabeza o en tu cuello. Cuando te das cuenta ya tienen medio cuerpo introducido en tu piel. ¡Algunos dudan de la eficacia de un guía! Si no llega a ser por nuestros querido Gyalsang hubiésemos  dado media vuelta: el remedio, unos gramos de sal sobre el cuerpo del bicho que cae fulminado: la sal vacía al instante su masa compuesta de liquido en su casi totalidad.

La travesía del bosque duró aproximadamente unos tres cuartos de hora que nuestro guía convirtió en una bajada ininterrumpida y a un ritmo que nos dejó a todos exhaustos pero felices por haber podido seguirle. Poco después avistamos THUMAN, un precioso pueblo Tamang, suspendido en la ladera de la montaña, mirando a los Himalayas Tibetanos que no distaban más de 15 kilometros.

Sus habitantes nos recibieron con la sencillez y amabilidad que caracteriza a estos pueblos y nos abrieron sus casas. Fuimos finalmente a casa de Tsengeng donde nos recibió su mujer y sus tres críos pequeños. Patatas cocidas y te negro y la satisfacción de compartir unos momentos con estas sencillas gentes, paradas en el tiempo.

Duración de la etapa: Naghtali (2 horas) Taruche (1 hora) Naghtali (2 horas) Thuman

Día 9: Última etapa. Hoy descendemos hasta el Valle del río tibetano BHOTE KOSI cuya margen derecha nos llevará al encuentro del Chilime Khola, muy cerca del pueblo de Syabrubensi. Desde los 2700 metros de Thuman hasta los 1600 metros del Valle, habremos descendido 1200 metros. Estas bajadas pueden llevarse a engaño. Sobre todo si la pendiente es muy pronunciada y el sendero estrecho. Si además está cubierto de rocas dispuestas de forma irregular que te obligan a ir saltando de una en una para no hundirte en el fango, la bajada no tiene nada que envidiar a cualquier subida. Un autentico “Rompe Piernas” ¡No dejamos de cruzarnos con numerosos habitantes del pueblo que nos saludaban a nuestro paso con su famosa palabra de bienvenida “NAMASTE”! Después de casi 3 horas y media de bajada ininterrumpida, llegamos a la altura del encuentro con el Chilime Khola que sale de improviso de la “Cerrada” que nos conducirá al pueblo de Goljung. Giramos a la derecha y nos adentramos por el margen izquierdo del Chilime Khola. A unos doscientos metros dejamos el puente de hierro que cruza al margen derecho del río y seguimos el sendero de su margen izquierdo. Este nos conducirá hasta el mismo pueblo de Goljung no sin antes superar un desnivel de 450 metros de durísima subida. Salvo la dificultad en algunos tramos del sendero, este es bastante seguro contando que su recorrido discurre en gran parte por una de las paredes verticales de la Cerrada. Es un espectáculo grandioso ver como la estrechez de la Cerrada obliga al rio a coger una velocidad de vértigo y a chocar con estrepito contra las rocas que invaden el centro de su cauce. Dos horas más tarde, avistamos el pueblo de Goljung que aparece escalonado en la ladera de la montaña frente a nosotros.
Dormimos en la casa que tiene en el pueblo una de las tías políticas de Meena, Kaila, segunda esposa de su tío Milan. Kaila
nos estaba esperando y nos preparó una sopa de fideos con verduras que nos sentó de maravilla. No tuvimos que esperar mucho para dormirnos, el camino había sido especialmente duro y la fatiga pudo con nosotros enseguida.

Duración de la etapa: Thuman (3 h 30) Syabru (2 h) Goljung

Pueblo de Goljung.


Lantang Lirung I y II vistos desde Naghtali.

 

Ganesh Himal V y VII vistos desde Naghtali


Día 10: El pueblo de Goljung, como los otros pueblos del Valle, parece haberse detenido en el tiempo. La barrera natural
del Collado de Buduhunda que lo separa de su vecino, el parque nacional del Lantang, lo ha tenido aislado de los circuitos turísticos convencionales y le ha permitido seguir conservando toda la pureza de sus costumbres milenarias.


Reflexiones (extr. Libro II)

De pronto fuimos conscientes de estar inmersos en una época pasada; de haber retrocedido varios siglos en nuestra forma de vida. Sin luz, sin teléfono, sin televisión, sin ordenadores y enfrentados al suplicio de nuestro aseo diario con agua helada. Sin embargo, todas estas carencias desaparecían de nuestra mente ante el fuego del hogar al anochecer, cuando todos reunidos en círculo, codo con codo, esperábamos la última comida del día.
Con que interés te fijas entonces en las personas que comparten estos momentos contigo. Una sonrisa, una palabra amable, cualquier sencillo detalle adquiere una enorme importancia. Es el momento de la jornada en que cada uno de nosotros quiere ser protagonista y compartir sus sentimientos con los demás. Las personas que te rodean cobran importancia para ti. Prestas atención a lo que dicen. No importa si no los entiendes, los gestos y las expresiones de sus caras lo dicen todo. Desaparecen la impaciencia y el estrés. Empiezas a valorar los pequeños actos que conforman nuestra vida diaria y a superar la indiferencia y la frialdad con la que nos relacionamos en nuestros países, cuando no la impaciencia y la agresividad verbal con la que nos dirigimos a veces a nuestros semejantes.
Estas gentes tienen el don de vivir su pobre y dura existencia dando muestras de infinita tolerancia, amabilidad y optimismo. Nunca mostraran su disgusto o dolor frente a los demás, pero no nos engañemos, su vida es terriblemente dura y sus problemas, insoportables para nosotros.

Por la tarde organizaron una pequeña fiesta de bienvenida en la “Plaza mayor” ¡Nos fuimos a dormir temprano! Al día siguiente teníamos que salir de madrugada para bajar el collado y llegar a Syabrubensi antes de la 7h de la mañana, hora de salida del autobús que nos llevaría de regreso a Katmandú.

Jovenes Tamangs del pueblo de Goljung.

Día 11: Regreso a Katmandú en la misma línea de autobuses Katmandú-Syabrubensi - Traslado al Hotel

Día 12: Kathmandu-Málaga


 

© www.malagaennepal.com